«Tener buen rollo en el trabajo aumenta el rendimiento»

Somos sistémicos. Si las relaciones funcionan, el resto funciona.

Cada día vemos que la competitividad es feroz y las demandas son constantes, es fácil perder de vista un elemento fundamental para el éxito profesional y la calidad de vida laboral: las relaciones sociales.

Desde una perspectiva psicológica y empresarial, entender la importancia de cultivar y fomentar relaciones sólidas entre los miembros de un equipo no sólo es crucial, sino que puede marcar la diferencia entre el éxito y el estancamiento.

La calidad de nuestras relaciones sociales y profesionales tiene un impacto directo en nuestro rendimiento laboral y, por ende, en nuestra satisfacción en el trabajo.

Estudios recientes han demostrado repetidamente que los empleados que se sienten conectados con sus compañeros de trabajo y tienen relaciones saludables en el entorno laboral tienden a ser más productivos, más motivados y más comprometidos con sus tareas y objetivos.

¿Por qué la productividad aumenta cuando hay buenas relaciones profesionales?

La respuesta radica en la compleja interacción entre la psicología individual y la dinámica de grupo. Cada uno de nosotros lleva consigo una serie de necesidades psicológicas básicas que influyen en nuestra conducta y bienestar.

Estas necesidades incluyen el sentido de pertenencia, la autoestima, la autonomía y la competencia. Cuando estas necesidades se satisfacen en el entorno laboral a través de relaciones sociales sólidas, los empleados tienden a sentirse más seguros, valorados y comprometidos con su trabajo.

La importancia de potenciar la inteligencia colectiva.

La importancia de las relaciones sociales en el trabajo va más allá de la satisfacción individual.

La inteligencia colectiva, un concepto desarrollado por la psicóloga Menchu Moreno, destaca la importancia de evaluar y trabajar en 6 dimensiones psicológicas clave que influyen en la eficacia de un equipo: consciencia, creatividad, colaboración, emoción, sociabilidad y competencia.

La consciencia se refiere a la capacidad del equipo para estar atento a sus propias acciones y al entorno que los rodea. La creatividad implica la generación de nuevas ideas y soluciones innovadoras. La colaboración se basa en la capacidad de trabajar juntos hacia metas comunes, mientras que la emoción se refiere a la gestión efectiva de las emociones individuales y colectivas. La sociabilidad implica la calidad de las relaciones interpersonales dentro del equipo, y la competencia se refiere a las competencias individuales a disposición de los compañeros.

Cuando estas 6 dimensiones se trabajan de manera consciente y colectiva, se crea un entorno propicio para el crecimiento y el éxito tanto individual como grupal.

Las relaciones sociales sólidas actúan como un catalizador para mejorar estas dimensiones, ya que fomentan la confianza, la comunicación abierta y la colaboración entre los miembros del equipo.

¿Cómo pueden los líderes fomentar y fortalecer estas relaciones sociales en el lugar de trabajo?

En primer lugar, es importante crear un entorno inclusivo donde se valoren y respeten las diferencias individuales. Fomentar la comunicación abierta y transparente, así como promover actividades de team building y eventos sociales, puede ayudar a fortalecer los lazos entre los empleados.

Además, es fundamental proporcionar oportunidades de desarrollo profesional y crecimiento personal, ya que esto no solo aumenta la satisfacción laboral, sino que también fortalece el sentido de pertenencia y compromiso con la empresa.

Aún con estos indicadores es fundamental tener una evaluación precisa de cómo se relacionan los miembros dentro de la organización o equipo, analizar los patrones predominantes y trabajar de forma personalizada para poner en marcha, de forma efectiva, la inteligencia colectiva existente y organizarla para potenciar a cada individuo y al grupo de trabajo colectivamente.

¿Cómo se puede tener una primera evaluación sobre la salud y el bienestar psicológico existente en la empresa?

Psicoempresas test es una evaluación psicológica inicial sobre el bienestar psicológico empresarial. Basado en los 6 factores de la inteligencia colectiva que analiza de forma interna las dimensiones mencionadas anteriormente.

Recordar que tener una empresa saludable es el mejor indicador de productividad, rendimiento y estatus corporativo.

Para acceder a la evaluación de forma gratuita haz clic aquí.